En 10 años nadie supo nada

Nadie vio, nadie escuchó, nadie supo nada en 10 años. Y siguen defendiendo los actos delincuenciales. O, ¿acaso se puede llamar de otra manera el saqueo del erario público? Como dice el refranero popular, las cosas como son: al pan pan, entonces hay que dejar de edulcorar las situaciones desastrosas que solo generan incertidumbre y agobio, y renombrar los hechos con valentía.

En el año 2000, el periodista español Áex Grijelmo en su obra “La seducción de las palabras” recomendó deshacerse de la sociedad del maquillaje que legitimó un lenguaje que esconde y suaviza el nombre de las cosas. Siguiendo este criterio, no hay otra manera de decirles delincuentes a los sujetos que de manera contumaz robaron el dinero del país en los sobreprecios de las obras, en su injustificado incremento de patrimonio y en el tráfico de influencias para beneficiarse o satisfacer los intereses de algún grupo.

Desde el acto de posesión del Presidente, la sociedad está en soletas. Preguntas: ¿Cómo se puede edificar referentes en la sociedad que provengan del ámbito político, si varias autoridades del Estado han dejado el peor precedente y en mal predicamento sus instituciones? ¿Cómo, entonces, se quiere involucrar en la política a los jóvenes, si los incentivos son demasiado pobres en términos de ética? De esa manera, se juega a favor de los malos ciudadanos y pésimos políticos, pues la gente decente no querrá participar en actividades políticas si el escenario está podrido. Esto no desconoce los valiosos, pero excepcionales, aportes de un grupo de asambleístas mujeres que se están jugando por el Ecuador.

La sociedad necesita involucrar a la gente en la lucha contra la corrupción, pues esta lucha no reconoce ideologías, edad, credo, etnia, género, preferencia sexual o formación profesional. Está en juego el presente y el futuro del país. Si bien la democracia auspicia la organización de la sociedad en partidos políticos, esta lucha no es exclusiva de ninguna tienda partidista. El combate contra la corrupción es causa nacional. Cada acción individual y conjunta suman. La idea es involucrarse y enfrentar esta patología social sin tapujos.

*Editorial publicado en diario La Hora, el domingo 20 de agosto de 2017.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s