Ecuador: zona de peligro

Una sociedad silenciosa, introvertida y, aparentemente, llena de indiferencia es muy peligrosa, pues podría estar acumulando prejuicios, revanchas y frustraciones que en algún momento dado pueden estallar y llevarse por delante todo consigo. Me da la impresión que el silencio de nuestro país ante la corrupción puede estallar y dejar una crisis difícil de resolver y curar. Por eso, resulta necesario ponerle un punto final a todas las denuncias que se han hecho desde diferentes sectores y hacer justicia, además de sellar un pacto ético y adecentar la política. El costo de no hacerlo será el de convertir a nuestra sociedad en una sociedad llena de frustraciones y que naturaliza la picardía, la viveza criolla y la trampa como formas de vida y legitimación social. Es decir, que los honestos corren el riesgo de ser siempre los perdedores y los pendejos.

Por todo ello, duele hasta el tuétano la descomposición social que está provocando la corrupción en nuestro país, sin perder de vista lo que ha provocado históricamente las actuaciones de un grupo de malos funcionarios que abusaron y manejaron con discrecionalidad las cuentas del Estado o casos en donde se utilizó para fines personales el poder, el tráfico de influencias, el manejo de los organismos de control. Hasta el más ingenuo se da cuenta que mientras el robo persista, los perjudicados con aquellos segmentos más pauperizados, porque el Estado no atiende mínimamente sus necesidades ya que la plata se va con unos cuantos.

Cuando hay corrupción en las altas esferas, la antipolítica entra en órbita y hace de las suyas. En este vuelo de turbulencias, ningún joven querrá hacer política, porque no hay sujetos ejemplares que marquen altos estándares de honestidad, respeto por lo ajeno, honradez y sencillez. Ecuador necesita más héroes de carne y hueso, es decir personas que se jueguen por un país digno, envidiable por sus valores y por los principios que guían las acciones de sus gobernantes y gobernados. Señor, Presidente, una sociedad silenciosa, introvertida y, aparentemente, llena de indiferencia es muy peligrosa. Queremos ver la cirugía mayor de la que tanto habló en campaña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s