Moreno y sus contradicciones

Las decisiones del presidente Lenín Moreno en su primer mes de Gobierno tienen un tufillo de debilidad y eso se explica en un conjunto de contradicciones que en vez de clarificar su objetivo generan zozobra. Vamos al grano. Para nadie es desconocido que el mandatario no tiene una estructura que lo sostenga dentro de Alianza PAIS a diferencia de su antecesor, por lo cual sigue dependiendo del ala dura del correísmo, la que no solo le desafía públicamente sino que le pone en aprietos por más que él se haga el quite con su discurso de la armonía. El gabinete ministerial y el bloque de asambleístas de su movimiento no son el resultado de sus decisiones. Tampoco se puede perder de vista que Moreno representaba la mejor carta electoral, pero eso no suponía una nueva manera de administrar el Estado ni la emergencia de un nuevo sector de Alianza PAIS. Moreno no llegó a la presidencia con el mismo o con un mejor caudal electoral al de Correa en sus 10 años de Revolución Ciudadana.

Lo anterior explicaría los nombramientos de Ricardo Patiño como consejero y el pedido realizado al Gobierno de los EE.UU. para que reciba con beneplácito a Alexis Mera como Embajador, hombre de mucha influencia en el correísmo y que se podría posesionar en la misión diplomática más importante. Es decir, Moreno trata de diferenciarse en la forma, pero no toca temas de fondo al mejor estilo gatopardista. Lo mismo sucede con su silencio respecto de la situación del Vicepresidente, no lo ataca ni tampoco lo defiende. Por momentos daría la impresión que espera que la presión social haga lo que él no puede. En cuanto a su iniciativa de diálogo ocurre algo similar, pues solo el hecho de que el Gobierno ponga las reglas del juego le resta legitimidad al proceso. Ni qué se diga de la situación económica, en donde su ministro y él mismo hacen mutis de la delicadeza del tema con la complicidad de algunos sectores económicos que ya se olvidaron de las demandas de campaña.

Este primer mes de Moreno ha alimentado la imaginación de los internautas que tienen adicción a las redes sociales, por cuanto se genera polémica en temas que van desde el nombre que podría reemplazar a Glas si este cae en desgracia hasta la fortaleza del exministro de Gobierno de Correa, Gustavo Larrea, en su acompañamiento a Lenín. También se especula sobre la veracidad de los tiros a quema ropa que intercambian Correa y Moreno vía twitter, pues a ratos parece un tongo de muy mal gusto o distractor frente a los problemas económico y de corrupción. En definitiva, ha sido un mes de especulaciones por la opacidad del contexto.

Acerca de la política exterior, la cosa es muy compleja. Ecuador sigue creyendo en el diálogo como salida a la crisis en Venezuela cuando Nicolás Maduro ha roto el Estado de Derecho cuantas veces ha querido, calla ante la intervención de grupos civiles armados y no hay una respuesta gubernamental de las muertes producidas en las protestas. Por otro lado, el Gobierno tampoco dice nada acerca de las recomendaciones que hizo el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas el año pasado al EStado, así como las recomendaciones que hicieron 28 países en la misma materia en el último Examen Periódico Universal.  Nunca antes en la historia republicana, Ecuador había recibido tantas recomendaciones, sobre todo por la transgresión del Estado a los derechos civiles y políticos que afectan las libertades de expresión, opinión, prensa, asociación y participación.

De la independencia de las funciones del Estado ni para qué hablar. La estructura correísta se mantiene y no hay señales de zanjar de una sola vez al Quinto Poder o Consejo de Participación Ciudadana y Control Social desde donde se seleccionan a las principales autoridades de los organismos de control y la justicia.

Moreno tiene en sus manos varios retos, pero el más importante es desmarcarse de las denuncias de corrupción, porque todo apunta a que la Revolución fue, en algunos casos, el incremento de patrimonio de un solo grupo, solapado de arribismo y mala fe.

Bajo el anuncio de que Rafael Correa tomará un helicóptero para conectar con su avión con destino a Bélgica, la lección que nos deja este último tramo electoral combina lo horroroso que es crear una figura sobredimensionada, instalar una vez más la personalización de la política y cultivar el populismo. Ya veremos si los medios públicos, incautados y gubernamentales le siguen haciendo el juego al mashi y sus fieles seguidores y si habrá complicidad de la actual administración.

Moreno tiene una inmensa oportunidad histórica. Por el momento a esperar, pero no de manera pasiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s