De #capayaleaks a Pedro Delgado

Las denuncias de corrupción contra el Gobierno desbordan redes sociales y las conversaciones de pasillo. Estas elecciones se han convertido en un hervidero de acusaciones de todo tipo. La sospecha es la tónica. En este contexto, ningún candidato está exento de ser grabado en cualquier momento desafortunado y convertirse en el meme de la semana. Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) revalidan la sociedad del espionaje, la sociedad del gran hermano. Nadie está a salvo de nada y nada permanece oculto.

Los #capayaleaks imprimieron una dinámica nauseabunda, en donde el prófugo se puso en lugar de denunciante, en un escenario que delata el enojo entre los compadres (Presidente y exministro de Hidrocarburos) y que al calor de la “borrachera por el poder” todos terminan embarrados. Pero, las denuncias de CAPAYA no son nuevas, pues el activista político Fernando Villavicencio lo viene advirtiendo en sus reportajes, libros e intervenciones en los medios. En otras palabras, CAPAYA validó y confirmó el papel de Villavicencio, quien ahora habla desde la clandestinidad. De ser ciertas todas las denuncias acerca del sector petrolero, no solo se expone al descubierto las debilidades de una economía rentista que se desploma fácilmente cuando caen los precios del petróleo, sino que además se evidencian las fragilidades de las instituciones de control y el sistema de justicia, que por cierto está integrado por personas afines al Gobierno.

Tan enrevesada está nuestra política que el prófugo ahora es héroe y el Fiscal saliente no termina de darse cuenta que los denunciados (y perseguidos) por el Gobierno tienen más pruebas que él. Siendo irónicos, Fernando Villavicencio hizo las veces de Fiscal y CAPAYA termina consolidándose como informante clave que rompió el silencio e hizo públicas sus diferencias con el mandatario, pero tardíamente como muchos otros. La estrategia del oficialismo, en ese cóctel de propaganda y cinismo, ha sido desmarcar al mashi de CAPAYA y de Pedro Delgado Delgado, pero las fotos y la amistad que les unía fue tan pública que ese relato no cabe y. menos aún, se sostiene. Por primera vez, el aparato de propaganda de la revolución ciudadana está en la cuerda floja, porque no solo le cuesta generar distractores adecuados, sino también mantener la aceptación del Presidente, que si bien ha caído sigue siendo alta después de 10 años. Solo así se explica que Lenín haya pasado a la segunda vuelta.

Después de esta historia truculenta de denuncias, parecería que el binomio oficialista no fue lo suficientemente golpeado, porque en otro momento de la historia ecuatoriana las calles se hubieran transformado en un polvorín tumba presidentes y el binomio no hubiera llegado a la segunda vuelta. Sin embargo, cabe enumerar las siguientes situaciones: 1) el Gobierno no es infalible como en su mejor momento, pero sostiene un capital político que le permitió un bloque de 74 legisladores y llegar a la segunda vuelta con dos pésimos candidatos, el uno que no dice nada y el otro que prefiere estar escondido por las denuncias de corrupción en su contra, 2) el Gobierno sufrió una revés, porque ya no tiene mayoría calificada en la Asamblea, pero sí absoluta, 3) un gran porcentaje de la población se volcó por otra alternativa aunque no le guste porque el deseo de cambio es más fuerte, 4) Lenín Moreno no tiene el arrastre de Correa y Glas es su peor karma, 5) los organismos de control y el sistema de justicia no se inmutaron ante la presión social y, más bien, apostaron por la procastinación.

Pero la historia no termina ahí, pues las declaraciones de Pedro Delgado, exgerente del Banco Central, abrieron el espectro a denuncias en otros ámbitos como el cobro a los deudores de la banca, el no cierre de la crisis bancaria-financiera y la relación de la función Ejecutiva con la Fiscalía y la Corte Constitucional. Una vez más se hizo evidente que el país necesita independencia de las funciones del Estado y que el mecanismo de designación debe replantearse, so pena de que cualquier Gobierno con mayoría pueda controlar el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, desde donde se nombran las principales autoridades.

La fresa del pastel de este capítulo fueron las declaraciones del exgeneral de la Fuerza Terrestre, Luis Castro, quien afirmó que rompió la cadena de custodia en el día de las elecciones, situación que confirmó los rumores de las desavenencias entre un sector de los militares y la revolución, sobre todo con el ministro de Defensa, Ricardo Patiño.  Este precedente le resta legitimidad a las elecciones y abrió un cráter para las dudas. La ciudadanía reforzará el control electoral.

A días de elegir al binomio, el sistema de comunicación del Gobierno conformado por medios públicos e incautados, no ha escatimado esfuerzos en posicionar la idea de  que Guillermo Lasso es el banquero responsable de la crisis de fines de los 90 e inicios del 2000. Este manejo mediático abre el debate acerca del papel que deben cumplir los medios públicos en el ámbito informativo y en la necesidad de que estos rindan cuentas sobre el uso de sus recursos (que son de todos los ecuatorianos) y el diseño editorial que desarrollan. Nadie sabe cómo validan contenidos y agendas periodísticas.

Restan pocos días de campaña, en una órbita electoral en donde todos pueden ser sospechosos de cualquier cosa, convirtiéndose en chivos expiatorios o los memes de la semana… Seguramente, CAPAYA estará preparando su próximo vídeo y agradeciendo a su informante clave conocido como “Topo”.  Lo propio Pedro Delgado.

Anuncios

Un pensamiento en “De #capayaleaks a Pedro Delgado

  1. ALCIVAR ORBE

    Increíble como se sigue destapando toda la corrupción de este gobierno nefasto, 10 años de revolución ciudadana llena de saqueos a todo un pueblo ecuatoriano que en su mayor parte sigue respaldando al dictador. Me sumo a la protesta general para el unico y definitivo cambio con el nuevo presidente Guillermo Lasso.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s