Candidatos que no convencen: ¿viva la antipolítica?

En este tramo oficial de la campaña resulta todavía atrevido advertir tendencias de voto, si se considera que más del 40% de la población no define al binomio presidencial que favorecerá en las urnas el 19 de febrero, pese a que las distintas empresas encuestadoras coincidan en que hay tres candidatos con más opciones, sin que este sea necesariamente el orden: Lenín Moreno, Cynthia Viteri y Guillermo Lasso. El alto índice de indecisos evidencia el desencanto de la población con la política y los políticos. Al igual que a inicios del 2000, emerge de nuevo la antipolítica que curiosamente fue muy bien capitalizada por Rafael Correa en su primer triunfo. Es ineludible recordar que el discurso del mashi apuntaba en contra de los partidos y de las instituciones de la democracia. Indudablemente, las tiendas políticas habían hecho sus méritos y la sociedad cayó en el hartazgo del viejo juego de hacer la política por parte de los cuatro jinetes (PSC, ID, PRE y DP) y los emergentes PRIAN y SP.

Esta situación no deja de ser paradójica por varias razones. Primero, porque no son candidatos nuevos, outsiders o productos de algún efecto publicitario, ya que cada uno ha labrado su trayectoria pública y privada por décadas. Es decir, la gente sí tiene una idea de quién es cada cual, pero parece que ninguno convence con la fuerza para motivar un respaldo masivo. Por otra parte, está en juego el retorno de los elefantes, es decir de la vieja clase partidista de las tiendas tradicionales y la permanencia de la capa tecnoburocrática de Alianza PAIS y la estrategia populista.

Un segundo aspecto importante es que el Gobierno en las elecciones presidenciales y legislativas anteriores tenía una ventaja abismal frente a sus contendores, por lo cual cualquier desenlace no solo era previsible, sino evidente. En esos escenarios, quienes estaban encargados de armar la tarima en la Avenida de los Shyris para las celebraciones solo aguardaban por la orden del “Jefe”. Ahora, la situación es compleja para el oficialismo, pues parecería que después de 10 años no podrán igualar sus expectativas y, mucho menos, superarlas. Aunque, las mismas encuestas adviertan un voto cautivo para Alianza PAIS, forjado por una red asistencial tejida durante este periodo en los segmentos más pauperizados y la clase media baja.

Como tercer aspecto para el análisis se menciona el hecho de que los candidatos con más opciones sobrepasan los 50 años, situación que dibuja una línea divisoria entre dos generaciones bien diferentes. Una, que tiene una amplia idea de cómo funcionaba el sistema político ecuatoriano desde la transición a la democracia en 1979 hasta el 2006 y que votó por más de 20 años por partidos regionales de Sierra y Costa (PSC, PRE, DP e ID), y otra generación que ha configurado su memoria política con el relato diseñado por la revolución ciudadana. Por lo tanto, es como si en el país convivieran dos imaginarios.

La generación más joven y que abrió, aparentemente, los ojos con Alianza PAIS, es decir aquella que apostó por un liderazgo joven, transgresor, refundacional y de múltiples promesas, ahora ha caído en la decepción y el desánimo, porque no le interesa la política, sino más bien seguir disfrutando de unos rendimientos económicos que se evaporaron con la caída del precio del barril, la escasa inversión extranjera directa, el desempleo y la incapacidad de los candidatos por conectar con sus expectativas, lenguajes y maneras de concebir la política. Este segmento es probablemente el de los indecisos y de los que están aburridos del bombardeo proselitista que se produce en su lugar de encuentro, las redes sociales.

Respecto de la campaña, la limitación de los candidatos a promocionarse en los medios tradicionales ha logrado que las redes sociales se conviertan en el espacio de batalla por excelencia. El bombardeo de propaganda y memes, en formato de promesas, denuncias, halagos y aclaraciones abren el análisis para pensar la política en la era digital, pero sobre todo en comprender cómo, incluso, el espacio de ocio moderno (las redes sociales) es invadido y explotado a saciedad por los candidatos. Basta pensar que el número de celulares es mayor al de la población y que un porcentaje muy alto de esta accede a internet desde su móvil.

Pese a este bombardeo propagandístico, el índice de indecisos sigue siendo muy alto, de manera que el general no sale de su laberinto, Lasso no para de ofrecer cualquier cosa, Lenín hace las veces de paraguas ante las permanentes denuncias de corrupción y Cynthia intenta hacer un buen dúo con su binomio. Cuán necesaria resulta una serie de debates para saber quién es quién frente a sus contrincantes.

Finalmente, no se podría decir que el 40% de indecisos se repartirá de forma igual en el orden que mantienen los candidatos en las encuestas. Los resultados irán variando según las estrategias de campaña que ejecuten los candidatos para captar, sobre todo, el segmento que va entre los 16 a 35 años.

Anuncios

3 pensamientos en “Candidatos que no convencen: ¿viva la antipolítica?

  1. Milton Caguana

    Saludos Dr. sera que en esta elección del 2017 las redes sociales tenga su efecto a favor o en contra de algún candidato? que efecto causara
    Pues en face.. vemos ataque e insultos muy fuertes que no ayudan en nada para entender qué propuesta plantean

    Me gusta

    Responder
  2. andoniron

    Saludos Dr César Ulloa, desde su perspectiva, ¿cómo se podía constituir una coalición o alianzas de partidos para definir un sólo candidato presidencial que prevenga el continuismo del oficialismo y defienda la alternancia?. Es evidente que los intereses personales influyen demasiado, pero yo me refiero a la parte ideológica pues contrapone a los principios de los partidos y eso sería un problema para que no se diera la alianza. ¿Verdad?

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s