Corrupción y elecciones

Corrupción y elecciones

La bonanza económica de los primeros siete años de este Gobierno nos distrajo, a tal punto que cualquier presunta denuncia de corrupción pasaba por alto, pasaba de agache, se diluía en la verborrea de la revolución. Todo fue posible, porque un gran porcentaje de la población estaba de compras, estaba llenando de chucherías sus casas, estaba en el shopping, estaba satisfaciendo caprichos… Un segmento de la población se convirtió a la religión del cinismo, sobre todo si pasó a engrosar la burocracia, pues los salarios del sector público se llevaron por delante los del sector privado. Claro, con las honrosas excepciones del caso.

Los jóvenes soñaban en trabajar en algún ministerio, pues era hora de jubilar a los “viejos funcionarios” e, incluso, miraron con complicidad como a muchos de los viejos les sacaron de sus puestos como delincuentes. Todo era justificable, porque llegó la revolución. Incluso, llegaron jefes jovencitos, subidos los humos, hablando dos o tres idiomas e idiotizados en las matrices que cubrían su falta de formación ideológica. Algunos jefecitos, con pretensiones de metrosexuales, se hacían llamar “guapos” por sus jóvenes asistentes. Los rumores dicen que un alto funcionario llenó de espejos su oficina y ascensores, porque era el más guapo, según él.

De golpe y porrazo, como decían los abuelos, la cosa cambió y el precio del barril de petróleo cayó. El final de los cuentos de hadas y duendes se hacía poroso. Sin embargo, los “tecnobabies” seguían apostando por la revolución y se quedaban a dormir en las oficinas de los ministerios, llenando las matrices que anulaban su capacidad de análisis, pero que sí les permitía reproducir las lógicas de la década ganada/perdida en lo que se refiere a la burocracia del siglo XXI. Y de un santiamén comenzaron a saltar los casos de corrupción y, precisamente,  en el sector más preciado, el petrolero. La corrupción ya no se pudo ocultar, porque la crisis económica no perdona, sobre todo si es censurada por parte de la oposición, la que ha ganado mucho de los errores del oficialismo, más que de sus aciertos. La corrupción se llevó por delante las carreteras, los puentes, las escuelas, el incremento del bono de desarrollo humano y muchas cosas más para un segmento. Mientras que otros dicen: “puede haber corrupción y lo que sea, pero acá se ve obras”.

¿Por qué en otros gobiernos, los casos de corrupción sacaban presidentes y en la petrocorrupción no pasa nada? Fácil y sencillo, porque a falta de bonanza, todos estaban despiertos, nadie andaba metido en el shopping, nadie estaba comprando chucherías, nadie tenía en qué distraerse. La gente salía a las calles y sanseacabó. Esto no quiere decir, que esta enfermedad social sea exclusiva de este periodo, sino que a mayores recursos y concentración de poder, las posibilidades de auscultar, fiscalizar y sancionar las cosas son menores, sino inexistentes.

En bonanza, la corrupción se puede pasear libre, cínica y coqueta. En época de vacas flacas, la corrupción se arriesga a ser linchada, a ser masacrada, a ser desterrada. Sin embargo, esta particularidad tampoco es generalizable, porque los países de mayor desarrollo han consolidado una cultura política de honradez y de censura al corrupto. Para varios países un corrupto no es digno ni siquiera de una triste mirada. En fin, las elecciones se viene y los candidatos se esfuerzan por plantear un pacto contra la corrupción, pero que no tiene la fuerza que los ciudadanos demandan y exigen. No botes, tu voto.

 

 

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Corrupción y elecciones

  1. Patricio Haro Ayerve

    Un buen análisis. Pero precisamente por esto me sigo preguntado: por qué dar por hecho que Moreno pase a segunda vuelta? Si ese binomio está envuelto en execrables casos de corrupción

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s