Elecciones y crisis de liderazgo

Parece que la normalidad volvió al entorno político después de 10 años. Cada día se proclaman más candidatos y la predecible fragmentación parecería un hecho consumado.En este contexto, el oficialismo conserva relativa calma, pues su nicho electoral le garantizaría un importante lugar si los opositores siguen dispersándose. Esto no supone, sin embargo, que las cosas le sean fáciles para la revolución ciudadana, porque si bien mantienen un nicho sostenido por los beneficiarios de la inversión social, no tienen un candidato fuerte. A Glas no le alcanzan las cifras y Moreno, sigue jugando al fantasma, aparece y desaparece, tomando el pelo a sus seguidores.

Estas elecciones se juegan en dos niveles bastante diferenciados. El primero apunta a la conformación de la Asamblea y el segundo, captar el Ejecutivo. Da toda la impresión que opositores y oficialistas, aun cuando pierdan la presidencia, quieren garantizarse una mayoría en el legislativo, pues desde ahí, como en toda democracia, está la representación del pueblo, y también desde ahí, se puede mantener el modelo político y económico, modificarlo o transformarlo. Sin embargo, el escenario evidencia hasta el momento un legislativo sin mayoría o tal vez con mayorías móviles en contra del oficialismo.

Tampoco dejan de sorprender los anuncios del Presidente en dos direcciones. Primero, porque asume las veces de futurólogo y amenaza con volver a la presidencia cuando quiera y las veces que quiera, como si él estuviera por sobre todo tipo de condiciones políticas y segundo, porque Correa le resta toda independencia a la Corte Constitucional en sus declaraciones, como si estuviera por encima de todos los poderes o, mejor dicho, como si fuera el único poder. La estrategia del Presidente evidencia el estado de salud de la democracia y la personalización extrema de la política.

En este tramo, las encuestas protagonizan un lugar estelar para las organizaciones políticas y no sería sorpresivo que los resultados del último mes en materia de intención de voto generen nuevas candidaturas o apuntalen algunas ampliamente anunciadas. Ojalá esta vez no se superponga el marketing electoral y la guerra de las chequeras ante el compromiso de los ciudadanos con la democracia.

Anuncios

2 pensamientos en “Elecciones y crisis de liderazgo

  1. Giovanni Romero

    No veo hasta la presente fecha un liderazgo fuerte de ideas y propuestas.
    Preocupa también desde la unidades de oposición el no haber generado un programa de gobierno coherente que fortalezca a la propia oposición casa adentro.
    Estos dos elementos, permite al oficialismo armar estrategias de blindaje a su gestión, armar su estrategia de campaña.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s