Insulte, pegue y maltrate patrón… Dios le pague

El terremoto en Ecuador maximizó la prepotencia del Gobierno. Pasamos del insulto cansón de los sábados (enlaces ciudadanos) a la reprimenda frontal contra las personas que le expresaron sus angustias al Presidente de manera legítima en la zona cero, la más afectada. No faltaron los esbirros y los fieles creyentes de la revolución para justificar las bravatas del jefe, porque si algo ha demostrado esta revolución es que está llena de ciegos. En fin, eso no nos llama la atención, porque los que antes se creían intelectuales y defensores de los derechos humanos ahora son burócratas con sueldos dorados.

El peligro de usar la prepotencia como estrategia es que se puede encontrar con los puños de cualquier indignado, sino preguntemos a uno de esos ministros que sabía de poesía y terminó en algún momento dirigiendo el ejército… El peso del puñete parece que fue peor que la caída de los cuatro Dhruv. Este hecho que no es menor, sino más bien enorme, delata la pérdida de respeto hacia el Gobierno por el manejo de la crisis y la manera que se ha concebido la relación entre la nueva elite burocrática y los demás. Y es que, claro, todos los funcionarios quieren comportarse como él, su jefe.

Lo interesante de este hecho es que el puñete que recibió un revolucionario circuló a velocidades, gracias a que la red es inmediata, además que esta se ha convertido en un refresco ante el monopolio de la verdad oficialista. Indudablemente, en tiempos de internet todo se llega a saber o, mejor dicho, nada se logra ocultar. Sin perder de vista que el puñete ahora es un símbolo de transgresión para un gran segmento de la población que llegó al hartazgo y que defiende su participación en la entrega de donaciones, voluntariado y ayuda de cualquier tipo para las personas que fueron afectadas por la crisis.

A puertas de las elecciones, lo último que se podría permitir es que las provincias de Manabí y Esmeraldas entren al juego cínico de una reconstrucción condicionada al apoyo de cualquier actor político, sobre todo del Gobierno. Estas maravillosas provincias no pueden caer en la trampa del clientelismo, envuelto de prepotencia o baratillo de ofertas. La población no puede dejarse engañar. El retorno de la sociedad civil fue muy importante después de nueve años de silencio. Y eso también lo demuestran las irreverentes clausuras simbólicas de las instituciones creadas por decreto para quién sabe qué, como la desgraciadamente emblemática, Secretaría del Buen Vivir.

Al final del camino, la mayor pregunta que surge es cuán exitoso fue el modelo económico del Gobierno, pues el terremoto desnudó la falta de dinero después de la mayor bonanza económica de todos los tiempos. Por qué se subestimaron “los fonditos”. Qué nos espera en materia de deuda con China y con todos los organismos que financiarán la construcción de las nuevas ciudades. Cómo se va a manejar el desarrollo local y la migración interna. Qué tipo de ajuste económico se realizará. Cuáles son las propuestas para evitar el incremento del desempleo. Qué nos deja en materia de cultura política nueve años de arrogancia y prepotencia. Qué tipo de liderazgo se requiere no solo para construir las nuevas ciudades, sino para administrar el país en crisis. Por qué no se reconocen las dificultades económicas. Qué se ha ganado descalificando a todas las voces que opinan diferente.

Anuncios

Un pensamiento en “Insulte, pegue y maltrate patrón… Dios le pague

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s