Qué nos dejan Chávez, Correa y Morales

Después de los resultados del referendo en Bolivia, en donde una apretada mayoría le dijo que no al Gobierno en sus intenciones de reformar la constitución para extender su mandato en el 2020, las lecciones o, mejor dicho, las herencias de los gobiernos autodenominados bolivarianos, socialistas del Siglo XXI y miembros del ALBA son evidentes. La fórmula se podría sintetizar de la siguiente manera: incremento y progresividad de los derechos sociales y económicos y disminución de los derechos civiles y políticos, pese a la permanente estrategia plebiscitaria en condiciones de desventaja para los opositores en la competencia electoral.

Respecto de lo primero es evidente el incremento en materia de inversión social e infraestructura en un manto propagandístico históricamente inusitado, donde se promocionan de manera hiperbólica los bonos, las obras, la atención gratuita en las diversas áreas de salud, el acceso a los tres niveles de educación y el bienestar social. Los organismos internacionales coinciden que en estos países (Venezuela, Ecuador, Bolivia) ha reducido la pobreza, ha engrosado la clase media y hay un sentido de pertenencia e identidad hacia los gobiernos, pero en un contexto de bonanza económica debido al alto precio de las materias primas y los hidrocarburos. Es decir, fueron gobiernos que pudieron hacer los que muchos nunca lo lograron.

En cuanto a los derechos civiles y políticos son evidentes las denuncias de varios organismos internacionales y no gubernamentales sobre los ataques a la libertad de expresión, a la libertad de prensa, a la protesta civil. También es notorio y evidente el contexto de desigualdad política en lo que se refiere a la competencia electoral, en una lógica plebiscitaria que reduce la democracia al acto electoral. La oposición en estos países ha competido siempre en desigualdad de condiciones. Incluso, para los organismos electorales ha sido imposible limitar la presencia de los mandatarios en las distintas contiendas. En lo político, el saldo más cruel es la falta de renovación de líderes. Parece que sin Chávez, Morales y Correa los proyectos llegan a su fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s