El No a la reelección de Evo-García Linera

Bolivia no solo es el país que ha demostrado un buen desempeño económico en la región durante la última década en el gobierno de Evo Morales y Álvaro García Linera, sino que ahora también ha dado muestras precisas del criterio que sus mandatarios tienen de la democracia. Más allá del resultado del referendo acerca de la posibilidad de reformar un artículo de la constitución que permita un periodo más al actual Ejecutivo, el hecho que se debe resaltar es la consulta al pueblo bajo la figura de referendo en una dinámica de democracia directa. El líder indígena puso a prueba su capital político que se ha mantenido en altos niveles debido a varias causas como una saludable economía que ha registrado niveles de crecimiento entre el 4% y 5%, la redistribución de la riqueza, la inversión en infraestructura, entre otros, en lo que su vicepresidente llama capitalismo andino amazónico.

El resultado del referendo no debe leerse como la emergencia de nuevos liderazgos en la oposición, sino más bien como la exigencia de la mayoría por la alternabilidad en el poder, el cansancio ciudadano hacia un estilo de gobernar y la influencia que surgió en la opinión pública debido a los casos de corrupción denunciados por la prensa, como las actuaciones de la expareja del Presidente, ahora exgerente comercial de una empresa china, empresa que resultó beneficiaria de siete contratos sin procesos de licitación por más de USD 500 millones. Se investiga a la expareja de Evo por enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y beneficio a terceras personas. Todavía no hay sentencia ejecutoriada, pero sí una decepción pública ante el discurso de honestidad del líder indígena que ahora, incluso, reclama por un hijo que aparentemente nunca murió.

Las elecciones también demostraron la complejidad en la que se encuentra el MAS, conjunto de organizaciones sociales indígenas y campesinas que respaldan a Evo, por cuanto no hay una reproducción orgánica de líderes, lo cual evidencia que el legado de Chávez (la personalización de la política y el caudillismo), fue de fácil contagio en los países del Socialismo del Siglo XXI e, incluso, parece que no hay cura posible, situación similar ocurre en Ecuador. El referendo desnudó esta falencia, pero además tampoco cerró la puerta a que Evo vuelva a tomar la misma iniciativa cuando calme la tormenta o que siga a futuro las vías legislativas porque goza con mayoría en la Asamblea. Nada está dicho todavía, pues Evo tiene hasta el 2020.

Otro factor que no se puede perder de vista es la configuración del voto en Bolivia y en el extranjero, pues quedó en evidencia que los bastiones de Evo son La Paz, Cochabamba, Oruro, los sectores rurales, campesinos y los emigrantes que están en Cuba, Venezuela, Irán y Brasil. Es decir, hay un voto duro que se impone a cualquier consulta. No era de extrañarse en esta contienda electoral el rechazo a la reelección por parte de Santa Cruz, Tarija, El Pando, Beni y Sucre, en donde históricamente el MAS ha tenido oposición, así como en las ciudades de mayor concentración urbana.

También influyó en los resultados del referendo el tono, la forma y la estrategia de la campaña. Todavía algunos sectores del MAS siguen diciendo que los “karas” (hombres blancos) pueden llegar al poder para eliminar todos los avances en materia de derechos sociales, es decir la idea de la lucha de contrarios (karas versus indígenas) sigue vigente, pero ya no con los mismos resultados. En este sentido, la oposición potenció los errores del MAS y, sobre todo, capitalizó las denuncias de corrupción contra el oficialismo.

A manera de digresión y necesario recuento, en América Latina solo tres países contemplan la figura de reelección indefinida: Nicaragua, Venezuela y Ecuador. Esta situación es un indicador de la calidad de la democracia, pero también de cómo las mayorías oficialistas piensan su paso por el poder. Sin embargo estos proyectos se mantienen en firme bajo la figura de sus líderes en un contexto de debilitamiento de las instituciones, concentración de poderes y dosis de autoritarismo.

Chávez en su momento hizo la misma consulta al pueblo y perdió. Pero su proyecto de reelección indefinida se hizo posible debido al poder que ejercía en la asamblea. Ahora vemos los resultados del chavismo, sin que ello suponga que la desgracia venezolana solo recaiga en Maduro y sus acólitos.  Habrá que seguir con atención la reacción de Morales y García Linera después de los resultados….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s