El debate que nunca hubo

Era necesario poner unos días de distancia para analizar el mal calificado debate entre el presidente ecuatoriano Rafael Correa y un trío de economistas autodenominados contrarios al Gobierno y de esta manera advertir el mayor número de elementos de fondo y forma. Este “debate” se desarrolló el miércoles 28 de octubre en uno de los canales de televisión controlados por el oficialismo. Primero, defiendo la idea de que no hubo tal debate, porque las reglas del juego pretendieron favorecer a una de las partes, digo pretendieron porque el tiro les salió por la culata. Hubo un conductor parcializado a favor del Ejecutivo y que no supo disimular, además de evidenciar su incapacidad para conducir este tipo de espacios. Tampoco estuvo bien informado acerca de los temas de economía. Fue insultante la mala administración del tiempo y su sesgo en contra de los participantes.

Segundo, hasta ahora nadie sabe cuáles fueron los criterios de selección de los invitados, tema que abrió una serie de interrogantes, porque no estuvo ninguno de los opositores que le ha invitado a debatir al Presidente. Por otro lado, parecería que los economistas monopolizan el conocimiento del país, dejando de lado criterios de otras disciplinas, así como de otras personas que tienen bastante que decir. Ya decía un sociólogo que más sabe de economía quien hace mercado todos los sábados frente a quien piensa la economía desde la comodidad del escritorio con su tableta digital. Tercero, nadie supo entender el papel de los estudiantes en el debate, pues las preguntas que estos hicieron estuvieron dirigidas solo al primer mandatario, excluyendo a los participantes. Por otra parte, tampoco quedó claro qué hacían ahí los ministros, por cierto todos uniformados y con el mismo estilo que el jefe.

Cuarto, no hay duda que este espacio de intercambio inequitativo de ideas puso en evidencia que una cosa es el encale ciudadano (las sabatinas) y otra muy diferente, el intercambio de criterios con pares que piensan diferente. No podemos olvidar que es la primera vez que el Presidente decidió intercambiar ideas de cara a la opinión pública y parece que el costo de salir del monólogo fue enorme. Si se quería generar la idea de que el Gobierno dio una muestra de apertura, todo se cayó con el formato del programa. Además, que a la coyuntura se suman otros elementos como las diputas internas en Alianza PAIS, la reactivación de la protesta por parte de los trabajadores, el caso de los helicópteros Dhruv, el clima adverso de la opinión pública acerca de las enmiendas constitucionales, entre los más importantes.

Quinto, resultó forzado sostener el mismo libreto en un contexto que demanda otras respuestas, porque además son también otras las preguntas. El Ejecutivo mantiene la tesis que no hay crisis, pues según su criterio los críticos no tienen una definición clara. Sin embargo, este camino de persuasión no ganó en fuerza, pues la crisis a más de conceptualizarla, se la vive y las pruebas están a la vuelta de la esquina: despidos de empleados públicos, apreciación del dólar, baja del precio del petróleo, pobre y casi inexistente inversión extranjera, posibles fenómenos naturales, pero sobre todo la incapacidad de reconocer que Ecuador vive otro momento, aunque el Presidente hable de una dificultad y la pretenda minimizar.

Pese que al inicio se trató de crear un ambiente académico en el seudo debate, se colaron las perlas políticas produciéndose un fuego cruzado entre Ramiro González, exministro de la revolución, y el Presidente. No solo salieron a flote las discrepancias en torno al manejo económico, sino al político. Acusaciones iban y venían, propiciándose así un escenario de suma cero entre compadres peleados. Es decir, hubo dos espacios diferenciados, la discusión entre Correa y González, y el seudo debate entre Correa versus Mauricio Pozo, exministro de economía de Lucio Gutiérrez y Alberto Dahik, exvicepresidente de Sixto Durán Ballén.

Sexto, tampoco quedaron esclarecidos los temas seleccionados para este espacio. No se entiende por qué quedaron afuera temas como la deuda con China, el futuro del IESS, el futuro de la dolarización, el manejo de los subsidios, la relación futura con los organismos multilaterales de crédito, el tamaño del Estado, el tratado de libre comercio con la Unión Europea, las alianzas público-privadas, entre los más importantes. Sin perder de vista que la economía no puede escapar de la política y también quedaron en el aire el destino de las enmiendas constitucionales y su posible aprobación en el Asamblea Constituyente de mayoría oficialista; sobre todo la enmienda que posibilitaría la elección indefinida para todos los cargos que se eligen por voto.

Si hablamos de perdedores y ganadores, se podría decir que entre los primeros están quienes se alejaron del debate económico y entraron a la lid política (González-Correa), mientras que los ganadores fueron los economistas de los anteriores gobiernos. Sin embargo, en general el saldo fue negativo porque millones de ecuatorianos no escuchamos cómo y de qué manera se va a enfrentar este momento de complejidad económica. Como dice el refrán popular, “mucho ruido y pocas nueces”. Esta mala experiencia para el oficialismo tendrá que ser evaluada de cara a la aprobación de las enmiendas así como en la definición del candidato a presidente y su binomio para las elecciones del 2017. Se podría aventurar que Correa no repetirá, no solo porque el contexto es adverso en lo económico, sino por el mismo desgaste al interior de su movimiento. En este sentido, el 2017 pondrá a prueba la organicidad de Alianza PAIS y, sobre todo, la de mantener el voto cautivo.

Séptimo, todos los participantes coincidieron en la dificultad del momento, sin embargo Alberto Dahik y Mauricio Pozo enfatizaron en la corrida de depósitos, la inexistencia de un fondo ahorrado que pueda aminorar la crisis, el excesivo gasto público, mientras que el Ejecutivo defendió su modelo para lo cual atacó a los “fonditos” y el conservadurismo de la perspectiva liberal, aunque era obvio que Correa nunca iba a reconocer ningún error.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s