Medios y revolución ciudadana

Medios de comunicación y revolución ciudadana

07 de abril de 2015

Los últimos ocho años se han caracterizado, entre otras cosas, en poner en discusión el papel que han cumplido los medios de comunicación; discusión que -por cierto- ha sido propiciada desde arriba, es decir el Gobierno abrió la cancha y no, necesariamente, la sociedad civil; sin embargo en el desarrollo del debate mucho grupos se han empoderado del tema, sobre todo porque estaba de por medio la aprobación de la Ley Orgánica de Comunicación, en un escenario caracterizado por el ataque sistemático del Gobierno a la prensa, la incapacidad de los medios privados por generar una agenda propia que no haya sido la del ataque/ defensa, la imposibilidad de actuar contra un ciclo político que mediatiza todo gracias a un fuerte aparato de propaganda.

En este contexto, ha sido complicado encontrar una línea sesuda y, si se quiere, equilibrada, ya que han surgido cuatro tipo de actores: a) los “jinetes del apocalipsis” que echan toda la culpa de lo que sucede a los medios privados, algunos de ellos al servicio de la espesa burocracia estatal junto con otros que fungen de ideólogos sin ninguna trascendencia anterior, pero con mucho activismo actual, b) los “opositores reactivos”, quienes actúan en tono de crítica ácida y no proponen porque están atrapados por la coyuntura, c) los “apáticos” para quienes es más importante sortear las necesidades diarias antes que entrar en debates “estériles”, d) los “ciudadanos” que defienden las libertades y también sancionan los excesos del poder y también de la prensa. Por ahí, hay uno que otro “moralista” aconsejando cómo debe ser la prensa y cómo deben actuar los periodistas.

En esta discusión no se puede omitir el papel de los medios públicos (inexistentes hasta antes de la revolución ciudadana) y la línea invisible que les separa de ser gubernamentales. Es decir, no se logra comprender si operan para sobredimensionar al Gobierno o para dar una información diferente a los medios privados. Misterio por resolver: ¿cuántos leen y miran los medios públicos? Al final de todo este contexto: menos espacios de opinión y más de cualquier cosa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s