Una alternativa

Una alternativa

31 de marzo de 2015

El pecado de los opositores ha sido clausurarse en el espacio cómodo de la confrontación política, mas no en el lado del diseño de una alternativa. Esto ha dado paso a varios escenarios. Primero, los opositores se han dejado arrastrar por la agenda gubernamental, es decir reaccionan después (casi siempre después) pero no proponen. Segundo, hay una sobredimensión de la alternativa gubernamental, gracias al aparataje propagandístico del que hace uso, sin que ello signifique desconocer ciertos avances en materia de derechos sociales y económicos, que –por cierto- ahora pasan una dura prueba por la baja del petróleo. Tercero, si la oposición creyó que la denuncia de supuestos casos de corrupción es la vía para ganar adeptos, los resultados demuestran lo contrario. Cuarto, a falta de una alternativa la población se acomoda en la zona de confort, bajo un criterio de delegación y no de corresponsabilidad.

Diseñar una alternativa política no supone lanzar al escenario electoral y de la opinión pública solamente caras nuevas, sino necesariamente proponer un modelo que contraste con el Buen Vivir, que analice y proponga una participación que no sea regulada y controlada por el Estado, que dé una alternativa al rentismo petrolero, así como al recambio de la matriz productiva que no termina de nacer, que ponga en la mesa discusión la importancia de la pluralidad política y la convivencia plena entre mayorías y minorías, que ponga en debate la ciudadanía que queremos, la democracia que necesitamos y la idea de meritocracia.

El trabajo de diseñar una alternativa política, económica y social significa hacerse eco de otras propuestas, de poner en escena otros talentos, de nutrirse de la diversidad de los diferentes grupos y sectores en un clima de respeto, tolerancia y compromiso, y que no descalifique lo diferente. Una nueva alternativa abre el espectro de competencia política, permite buscar y encontrar nuevos caminos, pero sobre todo nos motiva para respondernos si el camino que ahora nos proponen es el más adecuado.

Anuncios

Un pensamiento en “Una alternativa

  1. Silvia Vallejo

    Muy buen artículo César es lo que sucede no hay propuestas, no hay tolerancia las redes sociales se utilizan para faltar al respeto a quién no opina igual y esto se vuelve un caos, el pueblo estamos cansados de tanta bronca de lado y lado.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s