Cuatro Pelagatos

Sobre las marchas del jueves 19 de marzo en Ecuador contra el Gobierno

La realidad supera el andamiaje propagandístico del Gobierno. El testimonio en las calles está por encima de los trucajes que hacen con las imágenes y que circulan en las redes sociales, tratando de decir que las marchas son de cuatro pelagatos. El progresivo descontento no puede ser más evidente, sin embargo la vieja estrategia de la descalificación trata de imponerse y opacar lo obvio. Parecería que Alianza PAIS sigue encerrada en la comodidad de la burocracia y no reconoce que vivimos otro momento político. Incluso, deberían estar más preocupados que nunca, pues la hipótesis de que la economía sostiene el proyecto desbarata la idea del líder “eterno” y de la revolución ciudadana.

Lo cierto es que la mayoría de ecuatorianos quieren ser consultados acerca de la reelección indefinida para todos los cargos de elección popular. Esa misma mayoría mira absorta como antes hablaban los revolucionarios acerca de que la Constitución no estaba escrita en piedra y preguntaron por la defensa de gallos, toros y de casinos. Sin embargo, nada dicen acerca de temas más sustantivos, como alterar los elementos constitutivos del Estado, de transformar la Constitución que iba a durar 300 años. Es decir, la Carta Magna puede ser flexible como el bambú solo cuando el poder lo requiere.

Pero volvamos a la hipótesis, si la bonanza económica (es una de las más fuertes explicaciones) de la aceptación del Gobierno, porque caso contrario no habría carreteras nuevas, escuelas del Milenio, becas al extranjero, préstamos hipotecarios, hospitales (sin el número adecuado de especialistas), entonces habría una fragilidad enorme en la pretendida organicidad que le quieren dar a Alianza PAIS, sin perder de vista la falta de relevos políticos, la debilidad para enfrentar la crisis y la intolerancia ante la diversidad de opiniones.

Parece que ahora sí fueron “cuatro pelagatos” de diversos sectores, de ciudadanos que no tienen afiliación política, que están dispersos, pero les une una causa: enfrentar el monopolio de la verdad, la intolerancia y la falta de explicaciones acerca del manejo de la bonanza petrolera y las medidad para asumir una posible crisis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s